Reconstruyamos Juntos URUAPAN un proyecto de engaños y promesas que nunca se cumplirán



Reconstruyamos Juntos Uruapan, el proyecto de un hombre empecinado con el poder, pese al rechazo de la gente en la elección anterior cuando perdió, en donde no caben los demás y por lo que varios optaron por abandonar esta idea unipersonal engañosa








Sucedió en la elección pasada y perdió. Hoy, nuevamente, diversas organizaciones y dirigentes sociales han abandonado el proyecto Reconstruyamos Juntos Uruapan y, como hace tres años, ya se encamina a la derrota electoral. Los uruapenses ya le dijeron a este personaje, nativo de otras tierras, que no lo quieren como presidente, pero él insiste. Dice, en tono despectivo, no tener necesidad de una chambita en la presidencia municipal, luego entonces, se presume, debe ser simple y pura necedad.



Y es que no sabe escuchar y ello le impide hacer equipo con los demás. Es su idea y nada más. No hay asociados, sino empleados. El proyecto es personal y no se hable más. Por ello, toda una serie de organizaciones, agrupaciones, dirigentes sociales, personajes de diferentes sectores y hasta su coordinador general, han optado cortar por lo sano y se han retirado de esta visión “empresarial” que tanto ostenta Rafael Hugo Ortiz García, lo cual, honestamente, no es lo que necesita Uruapan.



Baste decir que una empresa, cualquiera que esta sea, está diseñada para obtener ganancias, todos lo sabemos. Por ello, la propuesta deshonesta de hacer creer a la gente que es una visión empresarial lo que necesitamos en el gobierno municipal, es, a todas luces, una mentira de este político de temporada, que sólo busca el poder por el poder mismo. ¿acaso en su visión empresarial sólo busca recuperar la “inversión” que realizó en la campaña pasada, que perdió, como de la presente?



Y es que, si verdaderamente le importara la gente a este supuesto morenista, claramente fifí, no la engañaría con ofertas de salud para instalar sus casas electorales y, en lugar de ello, les ofrecería, por lo menos, cubrebocas y gel antibacterial, para evitar contagiados por coronavirus. Y eso de decir que cuenta con más de 150 casas para su promoción electoral, también es una mentira, pues difícilmente alcanza los 50 domicilios, donde si le dijeran a la gente de lo que se trata realmente, varios lo rechazarían. Además, ese padrón “confidencial”, ya está en manos de terceros. Bien dicen que lo barato sale caro.



Por cierto, algunos medios de comunicación lo apoyaron a lo largo de varios meses, y lo único que hizo este empresario, de manera irresponsable, para apoyar la economía de todos ellos, fue darles un miserable apoyo económico con el que, en resumidas cuentas, los boletines que se le publicaron le costaron, centavos más centavos menos, tan sólo dos pesotes, tras incumplir la promesa de aportar un segundo apoyo, “en noviembre o diciembre”, del 2020, y por lo que la mayoría optó por retirarle el apoyo. 



¿Esa es la visión empresarial que necesitan las pequeñas empresas en Uruapan de parte del próximo gobierno municipal? ¿será esta la política de reactivación económica que empresarialmente propondrá Rafael Ortiz García de ser candidato de Morena a la alcaldía de Uruapan? ¿esa es su idea de transformar Uruapan, a costa de los demás? ¿dónde quedó eso de no mentir, no engañar y no robar? Es muy fácil decirse cristiano, lo difícil es serlo.



Y eso de querer condicionar a los representantes de los medios de comunicación con no otorgarles convenio publicitario del gobierno municipal en caso de ser candidato, primero, y de salir triunfador de la elección, después, a quienes no lo apoyen desde ahora publicitariamente, es claramente un chantaje que raya en la extorsión, lo que, en determinado momento, lo puede poner frente a la justicia, amén de perder la candidatura o la elección. Así, lo que parecía un buen proyecto, se está cayendo a pedazos, pues fue inflado con mentiras y engaños, algo propio de la gente deshonesta y corrupta.



Ojalá que, por el bien de Morena, pero sobre todo de Uruapan, personajes como Raúl Morón Orozco y Sergio Pimentel, entre algunos otros, no se dejen engañar por este personaje que no tiene idea ni rumbo. Baste decir que primero le dio entrada a José Manuel Mireles Valverde, que en paz descanse, después a Carlos Torres Piña y, hoy, sin identidad propia ni vergüenza alguna, con el profe Raúl Morón Orozco, cuando la carta fuerte para Uruapan es, lo dice la ciudadanía, el diputado federal Ignacio Benjamín Campos Equihua.



Ojalá que, por el bien de Morena, pero sobre todo de Uruapan, personajes como Raúl Morón Orozco y Sergio Pimentel, entre algunos otros, no se dejen engañar por este personaje que no tiene idea ni rumbo. Baste decir que primero le dio entrada a José Manuel Mireles Valverde, que en paz descanse, después a Carlos Torres Piña y, hoy, sin identidad propia ni vergüenza alguna, con el profe Raúl Morón Orozco, cuando la carta fuerte para Uruapan es, lo dice la ciudadanía, el diputado federal Ignacio Benjamín Campos Equihua, quien tiene mejor perfil que el susodicho.

No hay comentarios.

Imágenes del tema de mattjeacock. Con tecnología de Blogger.